fbpx

Reflexiones

Antes de ser un gran profesional debes aprender a ser una buena persona.

 

«No hay grandeza donde no hay simplicidad, bondad y verdad», Leo Tolstoy.

Solo una buena persona es capaz de ser un buen profesional. Recordemos que más importante que tener grandes conocimientos es ser una buena persona.

Muchos comenten el error de creerse más que los demás solo por el hecho de haber estudiado en grandes universidades, de tener muchos conocimientos, muchas medallas, títulos y de más… Pero, ¿de qué te vale todo ello si no cultivas bondad en tu interior?

Es probable que tu vida profesional vaya viento en popa, que cada día te superes a ti mismo, sin embargo nunca debes olvidar que para ser un buen profesional debes ser una buena persona… Eso es lo que verdaderamente formará tu integridad y tu valía.

En todas partes podemos encontrar personas muy inteligentes, con grandes conocimientos sobre una gran variedad de cosas… Personas que se entregan sin medida a sus empleos y que lo hacen de la mejor manera posible, que dentro de sus áreas de trabajo son los mejores, todos buscan sus consejos.

Hay otros que están a punto de emprender sus caminos por esta misma vía, son jóvenes que se están graduando con la disposición de salir a comerse el mundo. Sin embargo, toda esta vida llena de éxitos y logros no sería nada si nuestro corazón y nuestra alma se encuentran marchitos, carentes de bondad y pureza.

La riqueza se encuentra dentro de nosotros…

Necesitamos cultivar todos esos valores en nuestro interior, ser personas honradas, bondadosas, humildes y comprensivas. No podemos ceder ante la presión de otros profesionales, pues se nos ha inculcado que para ser el mejor debes hacer lo que sea necesario, aunque eso incluya humillar a los demás.

Nos han dicho que debemos luchar para llegar a la cima, pisotear a quien sea para alcanzarla… Pero necesitamos mantenernos firmes a nuestros ideales, nunca olvidar que todos somos iguales.

«El amor al prójimo es la principal forma de bondad», Gustave Flaubert.

Aquellas personas que no paraban de decirnos esto solo eran personas que no podían ver más allá de sus propios intereses, incapaces de amar al prójimo. No te conviertas en uno de ellos… Ama a los demás para que puedas recibir amor, ofrece tu ayuda, es mejor caminar juntos que en competencia.

Recuerda que no eres más ni menos que nadie.

Sé una buena persona y apoya siempre a los demás, verás como ellos te devuelven el favor.Nunca olvides que la vida da muchísimas vueltas, nunca sabes cuándo necesitarás de otros… Es posible que todo lo que has logrado lo pierdas en un abrir y cerrar de ojos, y solo te queden aquellas personas con las que te topaste en el camino… Si los trataste mal, ¿cómo crees que te tratarán ellos a ti?

Exacto… Por eso ve y cómete el mundo por completo, pero no pisotees a nadie mientras lo hagas. No estoy diciendo que esto te vaya a pasar a ti, pero más vale estar prevenir, ¿no?… Nunca descuides los valores de tu corazón, cuídalos como si de oro se tratasen.

Recuerda que la vida es solo un préstamo y que debemos vivirla al máximo mientras podamos… No hay nada más hermoso que vivir con la tranquilidad de saber que no hemos hecho mal a nadie, al contrario, ayudamos a quienes podemos.

La satisfacción de ver una sonrisa en el rostro de alguien a quien has ayudado no tiene precio… Por eso anímate a ser mejor cada día, da lo mejor de ti en todo lo que hagas, camina de la mano de tus compañeros y verás cómo te convertirás un gran profesional.

«Si hacemos el bien por interés, seremos astutos, pero nunca buenos», Cicerón.

 

Mira también:

7 Signos que indican que eres una mujer osada, fuerte y valerosa.

No apresures las cosas, todo llegará a su tiempo y en su momento.

Aprecia tu soltería, no la dejes de lado por cualquiera.

Deja un comentario