fbpx

Salud Emocional

Busca tu felicidad, no te quedes en donde no lo eres.

Es momento de hacer una pausa y de analizar si realmente eres feliz en donde estas…

En ocasiones nos acostumbramos y nos aferramos a aquello que no nos llena en realidad, obligándonos a permanecer en ese lugar y forzándonos a encajar… Sin embargo, con el tiempo nos damos cuenta de que en realidad no pertenecemos a ese sitio. Nunca olvides que la felicidad es la libertad de luchar por nuestros sueños, de guiar nuestra propia vida, por lo que no debe causarnos sufrimiento ni miseria.

Hace un par de años mediante una famosa marca, salió a la venta una serie de jabones para el ambiente laboral, sumamente exitosa, los cuales contaban con la siguiente frase grabada en ellos: «Happiness is Busyness” (felicidad es estar ocupado).

Este mensaje en los jabones se debía a la explicación del psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi sobre el “flujo”, el cual se trata de la felicidad que sentimos al concentrarnos completamente en una actividad que significa mucho para nosotros, cuando damos todo para hacerlo de la mejor manera posible.

Necesitamos hacer cosas que nos hagan realmente felices.

Si analizamos bien nuestros sentimientos podemos darnos cuenta de que en muchas ocasiones nos obligamos a seguir haciendo cosas día a día, sin importar que nos sintamos infelices haciéndolas. La vida pasa frente a nuestros ojos, nunca se detiene, y en ocasiones nos encontramos tan sumergidos en nosotros que ni siquiera nos damos cuenta de que el tiempo se va en un abrir y cerrar de ojos.

Decidimos amoldarnos para sentirnos protegidos.

A ver… Pensemos en esas cosas que solían hacer nuestros padres cuando estábamos pequeños para protegernos, pero con las que no nos sentíamos realmente cómodos.

Al recordar esto podemos entender nuestra necesidad actual de sentirnos protegidos constantemente… Por muy grandes que seamos, siempre buscaremos esa sensación de seguridad que tanto anhelamos y de la que las obligaciones de la vida adulta nos aleja. Sin embargo, debido a nuestros esfuerzos por sentirnos protegidos podemos dejar de actuar conscientemente.

El cerebro: el más susceptible a este sentimiento.

Nuestro cerebro es el más susceptible ante el sentimiento de sentirnos seguros y protegidos. Esto se debe a que al mismo no le gustan las alteraciones de las cosas, el peligro ni las amenazas… Es nuestro cerebro el que nos incita a amoldarnos a costa de nuestra felicidad, a optar por la seguridad.

Pero recuerda: amoldarnos no nos hace felices… En ocasiones nunca llegamos a encajar siquiera.

Artículos Recomendados:

No temas equivocarte, es parte del aprendizaje.

Vive tu vida al máximo, recuerda que somos fugaces.

¡Es hora de que dejes de intentar encajar en donde no eres feliz!

Muchas personas permanecen junto a su pareja solo por el sentimiento de seguridad, cuando en realidad ni siquiera existe verdadero amor, solo costumbre y protección.

Ellos en realidad no son felices, solo se mantienen en esa relación por temor a estar solos, obligándose a amoldarse a un amor que en realidad nos les satisface. Esto también sucede en el trabajo… Muchos prefieren pasar desapercibidos en sus empleos, mostrándose sumisos para poder encajar en el lugar de trabajo.

Sentimos una necesidad atroz por adaptarnos a los lugares en donde no somos felices, y todo por el miedo a enfrentar un cambio, por el temor de ir en busca de nuestra felicidad. Pero es hora de cambiar esto, necesitas recordar que la vida es corta y por ende necesitar vivirla al máximo, disfrutar cada día que pasa.

¡Es momento de armarte de valor e ir a buscar tu felicidad!

 

Contenido de Eros Aquí

 

Deja un comentario