Reflexiones, Salud Emocional

La vida es una escalera llena de esfuerzos y sacrificios. Rodéate de personas dispuesta a subir contigo.

La vida es una inmensa escalera que debemos ir escalando poco a poco sin detenernos jamás. La subida está llena de experiencias, esfuerzo y vivencias, pero también de muchos sacrificios.

Los primeros avances:

Todos en esta vida deben subir unas escaleras y eres consciente de ello desde pequeño. En la niñez, sientes que nada puede hacerte daño, no tienes miedo y solo permites que los adultos guíen tus pasos. Esto sucede hasta que se considera que eres capaz de continuar subiendo por tu propia cuenta, en ese momento tu camino comienza a depender de ti.

La subida en la vida adulta:

Cuando ya has pisado la adultez es normal encontrar ese amor importante para ti. Se trata de esa persona con quien esperas compartir el resto de tu vida y todo parece ir fenomenal. Esto sucede porque ambos se encuentran a la misma altura de la escalera, sin embargo en poco tiempo tu mente cambia y te lleva a continuar tu camino hacia otro escalón, es necesario continuar tu camino.

Todavía tienes muchos escalones por subir:

Es normal que sientas deseos de continuar tu camino, así que decides subir un peldaño más. El problema y la tristeza vienen cuando tu pareja no sube junto a ti y se queda atrás, le ofreces ayuda pero esa persona se niega a seguirte. Te aseguras a ti mismo que pronto te va alcanzar, pero tu mentalidad cambia radicalmente.

Te das cuenta de que deseas ser una persona muy grande en esta vida, que quieres luchar por tus sueños y triunfar. Intentas mantenerte aferrada a ese amor, esperando que se una a ti y que decida luchar por sus sueños también, pero cada día se convierte en una carga más y más pesada.

Tu pareja se queda bastante abajo:

Cuando le has sacado varios escalones de ventaja a tu pareja, comienzas a notar que está frenando tu subida. Has notado que no le interesa progresa contigo. Pero te cuesta mucho soltarlo, intentas seguir tomando su mano forzándolo a subir.

Todos suben a su propio tiempo:

No debes olvidar que todas las personas son diferentes y que la madurez llega en distintos momentos. Si tu pareja no está preparada para subir a tu ritmo no existe nada que puedas hacer, por mucho que te aferres a esa persona, no va a subir.

Todavía le faltan cosas por aprender para poder seguir adelante. Mientras que tú estás listo para ir a por mucho más. Ahora sabes que mirar hacia abajo constantemente no te ayuda en nada, no es bueno aferrarte en ayudar a una persona que no desea seguirte. Es momento de dejarle ir, entender que no era la persona correcta y que no merecía caminar de tu mano.

Debes soltar para poder seguir:

No tienes más opción que continuar caminando sin esa persona. Es normal perder a seres queridos mientras subes por estas escaleras, tu mente está en constante cambio y debes rodearte de personas que estén a tu altura y que te inciten a ser mejor.

Todo valdrá la pena:

Te aseguro que todo valdrá la pena. Cuando te encuentres en la cima que siempre has deseado para ti, vas a mirar al pasado y entenderás que todo lo que hiciste valió le pena. Todo el dolor y todo el sacrificio tendrá sentido ahora que has llegado a lo que siempre quisiste.

Habrá nuevas personas con las que toparás y que estarán a tu altura, ellos te animarán a seguir dando lo mejor de ti y serán tu impulso. Recuerda que todos los esfuerzos se ven recomenzados en algún punto.

¡Mantente firme y nunca dejes de subir!

Dejar una respuesta