fbpx

Reflexiones, Relaciones

No me digas que no tienes tiempo, mejor dime que yo no soy tu prioridad.

Las excusas son mortales dentro de una relación, no existe nada más dañino. Se cultivan engaños y mentiras, mientras se recorre rumbo al final. Es momento de entender que a la persona que no te dedica tiempo, simplemente no le importas. Hasta aquel con la vida más ajetreada existente, busca tiempo para dedicar a quienes quiere.

Es simple: si una persona no te busca, es porque no quiere saber de ti. No existe un verdadero anhelo de estar contigo, no le importa porque no te quiere. El destino puede colocar a quien sea frente a ti, pero tú decides si dejarle entrar o alejarte.

Recuerda que una decisión difícil solo te hará sufrir una vez en la vida, tarde en temprano va a sanar. Pero un engaño permanente te hará sufrir para siempre. Te envuelve en el dolor y no  puedes escapar, te has aferrado.

Esta es la razón por la que necesitas apreciar solamente a las personas que te aprecian, no puedes darle importancia a quien tú no le importas. Si alguien no te entrega todo lo que mereces, ¿por qué debes hacerlo tú? No sigas permitiendo que te mienta con es falsa excusa de que está muy ocupado para verte. Si de verdad lo quisiera buscaría el tiempo necesario.

Si esa persona no te va dar el valor que mereces, ¿por qué te vas a preocupar por dárselo tú? Ya no dejes que te engañe con la excusa absurda de que no tiene tiempo suficiente para verte. Si alguien quiere verte conseguirá el tiempo para hacerlo.

Si en este momento alguien te asegura que no puede verte porque no tiempo, solo se trata de una vil mentira. No permitas que te sigan engañando, el interés y el cariño son básicos dentro de una relación. Si una persona no puede llamarte ni siquiera para saber cómo te sientes, no sirve de nada seguir esperando su atención.

El destino va a colocar frente situaciones difíciles de las necesitas aprender y seguir adelante, son lecciones. Mientras creces estas experiencias se van tornando cada vez más duras, además tu rutina diaria se vuelve más complicada y ajetreada, es normal que se vuelva complicado buscar tiempo para estar con quienes amamos. Pero recuerda que siempre puedes manejar tu tiempo y distribuirlo adecuadamente entre tus actividades y tus seres queridos.

No mendigues el tiempo de nadie, las lecciones y el crecimiento interno te permiten aprender a distribuir dicho tiempo, priorizando las cosas,  siempre cumpliendo con tus obligaciones y también con quienes amas.

Recuerda siempre analizar la actitud de las personas que te rodean, es vital para saber cuánto les importas. Recuerda que existen muchos quienes solamente desean experimentar con alguien, sin compromisos ni seriedad. Pero otros saben lo que quieren y van a por ellos, ese tipo de personas te van a tener como su prioridad.

Es momento de analizar y descubrir quienes te quieren de verdad. Si existe alguien en tu vida que siempre tiene excusas para ti, no lo alargues más: aléjate cuando antes. No sacarás nada bueno, en realidad no le importas.

Deja un comentario