Lifestyle, Reflexiones

No te sientas mal por equivocarte, estabas aprendiendo. Los errores son lecciones de la vida.

Continuamente, todos se recuerdan a sí mismos que la perfección no existe, que cada persona es única y que todos cometen errores, pero el comportamiento expresa todo lo contrario. Antes de hacer cualquier cosa todos lo piensan más de dos veces, no está mal hacerlo, las decisiones no se pueden tomar a la ligera. Sin embargo, la diferencia radica en arriesgarse a dar todo de sí, una vez tomada la decisión.

Cuando se trata de algo que para ti es importante y consideras que vale la pena, debes ir a por ello con determinación. Recuerda que pensar de más no es bueno. Cuando se piensa de más alguna cosa, hay más tiempo para que los temores y las inseguridades salgan a la luz, ocasionando que no te atrevas a hacer eso que tanto deseabas. Con esto solo conseguirás una vida llena de arrepentimientos y frustraciones.

Es momento de armarte de valor para poder luchar por tus sueños, sabiendo que siempre existirá la probabilidad de cometer algún error por cada decisión, es algo inevitable. Puedes analizar mucho una opción y pensar en todas las ventajas y desventajas, pero siempre habrá algo que se escapará de tus manos.

Esto no significa que debas quedarte sentado sin hacer nada, ni mucho menos que debas dejar de luchar por tus metas. Al contrario, por esta razón debes ser más fuerte y tener más determinación en conseguir lo que deseas. Las equivocaciones son pequeñas lecciones de la vida. Recuerda que para ganar, primero debes arriesgar.

Los retos le dan un toque de emoción y gloria a cada logro, si fuera sencillo de alcanzar cualquier persona podría hacerlo. Los retos son los que te obligan a ser fuerte y valiente, mientras que los errores son enseñanzas que siempre llevarás contigo.

Para poder correr todos deben aprender a caminar primero, sin importar cuantas veces caigan. Lo importante es levantarte y seguir intentando, sin rendirte nunca. Cada caída es necesaria para aprender, y cuando finalmente lo domines será mucho más fácil.

Cuando alcances una meta, vas a querer ir a por más, es completamente natural. No importa cuántas veces hayas caído, no importa cuánto te haya costado: tú vas a querer seguir adelante. Y lo vas a hacer, empezará tu recorrido hacia otro sueño y será lo mismo nuevamente, muchas caídas más, muchos errores más, pero aprenderás y lo lograrás. De esto se trata la vida, todo es un constante aprendizaje.

No permitas que nada ni nadie se interponga entre tus sueños y tú, eres el dueño de tu vida. Si deseas lograr algo no temas, ve a por ello sin miedo alguno. Haz caso omiso a los comentarios negativos, no te  sirven de nada. Concéntrate en tu camino y en la meta, no te dejes derribar por nada y te aseguro que llegarás muy lejos.

Nadie tiene derecho a decirte de lo que eres capaz o no, eso solo lo sabes y lo creas tú mismo. Cuando decidas con determinación alcanzar todo aquello que deseas, no habrá nada que pueda detenerte. Puede que tardes mucho o poquito, pero llegarás, tenlo por seguro.

Dejar una respuesta