fbpx

Psicología

Relaciones tóxicas: 4 consecuencias que dejan en tu vida

¿Una relación tóxica podría dejar consecuencias en ti? La respuesta es: ¡Sí!

Primero que nada debes saber que una relación tóxica viene dada cuando una de las personas involucradas en la relación comienza a comportarse de forma dominante y controladora, mientras que la otra persona se queda de brazos cruzados mientras esto sucede. No se toma ninguna medida para evitarlo, al contrario, se mantiene en un estado de sumisión. Todo por el miedo que la pareja tóxica ha impuesto en la relación, no existe la comunicación.

Una relación de este tipo resulta muy perjudicial para ambas partes, aun cuando se haya acabado. Cuando la pareja se separa es muy normal que alguno de los dos llegue a sentir culpabilidad, temor, mayores inseguridades, tristeza crónica, vergüenza, ansiedad, amargura, distracción, pérdida del apetito, asociabilidad, insomnio, entre otras cosas.

Estas son las consecuencias más comunes que se presentan luego de culminar una relación tóxica. Sin embargo, es posible que puedan presentare síntomas de algún trauma más profundo. Todo esto como fruto de la baja autoestima provocada durante la relación. Debes estar alerta si aparecen síntomas de una de los siguientes traumas:

1-. Disminución de la autoestima:

Se trata de uno de los problemas más comunes después de salir de una relación tóxica. Debes saber que la autoestima es de suma importancia para todos los seres humanos, imprescindible para el crecimiento sano de cada uno. Es la autoestima la que se encarga del instinto de supervivencia. Por esto cuando una persona no cuenta con una buena autoestima, tampoco cuenta con una buena capacidad para enfrentarse a los problemas que la vida le pone en el camino.

Cuando alguien se encuentra involucrado en una relación tóxica, la disminución de la autoestima es una de las primeras consecuencias observables. No se trata de un rasgo definido de por vida, sino que la autoestima cambia con mucha constancia, dependiendo de las adversidades.

2-. Secuestro emocional:

Uno de los traumas más desesperantes, sentir que nunca tuviste el control de tus emociones, sino que era tu pareja quien se encargaba de ello. Hay que tener mucho cuidado de la dependencia, sobre todo si se trata de los sentimientos. Esto pude ser consecuencia de las inseguridades sentidas por sí mismo, el daño total de la autoestima y altos niveles de ansiedad.

3-. Indefensión aprendida

La pareja víctima toma una postura de sumisión total, debido al miedo que puede sentir por la otra persona y a la creencia de que no existe nada que pueda hacer para evitar el comportamiento tóxico de su pareja. Es cuando hace acto de presencia la Indefensión aprendida.

Se debe tener mucho cuidado con esto, podría perjudicar las futuras relaciones que la persona pudiese tener, tomando la misma postura de sumisión. Además, puede sentir miedo al pensar en su futuro, aumentando sus inseguridades, cayendo en un ciclo preocupante y sintiéndose esclavo de los recuerdos de la relación pasada.

4-. Estrés postraumático

Cuando los daños ocasionados por la relación perduran durante un largo período de tiempo, volviéndose parte del día a día, es posible que se trate de un trastorno so de estrés postraumático (TEPT).

Sabremos si se trata de este trastorno si constantemente aparecen recuerdos sobre el trauma vivido, cuando se observa apatía ante las cosas cotidianas, al no sentir interés por las cosas de importancia y cuando la persona evidencia un sentimiento de desprendimiento de sí mismo.

Por todo lo anterior es necesario que te mantengas muy atento ante cualquier señal de toxicidad dentro de tu relación. Recuerda que esto no es sano para nadie, y que es mejor terminar a tiempo una relación, antes de ser víctima de alguna de estas consecuencias.

Deja un comentario