Psicología, Relaciones

Si haces daño a una mujer fuerte, sufrirás y te harás daño a ti mismo.

La mujer fuerte es una mujer que es capaz de transformar sus adversidades en aprendizaje. Se vale por ella misma, tiene metas definidas, sabe lo que quiere, no permite ser influenciada de forma negativa. Admite sus debilidades y las convierte en fortalezas o aprendizajes.

¿Por qué una mujer fuerte se aleja de su pareja, aunque no lo haya dejado de amar? Porque está consciente de que el amor no es suficiente para mantener a una pareja unida, ha aprendido que para que una relación funcione y sea saludablemente estable deben coexistir junto con el amor, una serie de valores  como el respeto, el compromiso, la lealtad. Donde la pareja aporte en igualdad de proporciones todos esos elementos y ambos se sientan amados, respetados y comprendidos.

¿Por qué una mujer fuerte no sale lastimada ni ruega amor?

Una mujer fuerte tiene suficiente amor propio y es precisamente ese amor propio que le permite saber cuándo debe retirarse de una relación.

Esta clara que si una relación amorosa no le está reportando lo que ella está dando,  no está cumpliendo con sus expectativas, su pareja no tiene sentido de compromiso, no aporta lo que le corresponde en la relación. Y ya se han sentado a conversar sin obtener ningún tipo de respuesta positiva, lejos de eso lo que logra es que la culpe sus propios errores.

Seguramente ella evaluará la situación y sin pedir explicación se alejará, sin guardar rencor y continuará con su vida.

Lo que si no hará este tipo de mujer, será quedarse en la relación esperando que su pareja cambie o mendigar amor, la mujer fuerte simplemente se retira sin despedidas ni hasta luegos.

Una mujer fuerte sabe bien lo que vale, lo que se merece. Ha trabajado mucho en ella por lo tanto no está dispuesta a ser lastimada. Prefiere alejarse aunque todavía lo siga amando.

Ha aprendido a vivir sola y no estar en soledad. Sabe por experiencia propia que la soledad puede convertirse en una excelente aliada ya que le da la oportunidad de conectar con ella misma.

Es una mujer independiente en toda la palabra, no necesita de nadie económicamente ni emocionalmente.

Aunque está consciente que el dolor de una ruptura amorosa es inevitable, está clara que puede seguir adelante y que el sufrimiento es opcional.

Cualquier hombre que ha tenido la oportunidad de estar con una mujer fuerte sabe por experiencia propia, que ella solo se alejo sin dramas innecesarios.

Pero esta mujer aunque es fuerte sigue siendo mujer. Son mujeres apasionadas, aman con intensidad. Tampoco quiere decir que por el hecho de ser fuertes no sean tiernas, amorosas y comprensivas. Simplemente que aprendieron a estar por decisión y no por necesidad. A dar y recibir en la misma proporción, y a retirarse si ya no hay amor.

Dejar una respuesta