fbpx

Hogar, Reflexiones

Si tu hijo dice malas palabras es porque te imita, sé precavido.

¿Tu hijo ha empezado a decir malas palabras?… Es muy común que los padres piensen que todas aquellas cosas que dicen o hacen enfrente de sus hijos pequeños no tengan mayor influencia en los niños… Sin embargo esto no es así, pues ellos no entienden lo que hacen pero si imitan sus acciones y palabras.

Cuando una e las figuras parentales dice palabrotas y su hijo pequeño las escucha, se esta cometiendo un grave error, pues el pequeño crecerá pensando que esto es algo natural… Así que no te sorprendas cuando escuches a tu pequeño diciendo las groserías que usted dice.

Los chiquitos de la casa se encuentran en una aprendizaje constante, así que cuando los adultos hablan ellos se van grabando lo que dicen, guardando hasta 20 palabras de las que escucharon, entre las que entran malas palabras también… Y es allí cuando el pequeño menciona una grosería y no sabemos qué hacer con ello.

Las malas palabras las ha aprendido en casa

Si bien es cierto que a ciertos padres en realidad esto no les preocupa, sino que mas bien lo toman como si de un chiste se tratase, ¡error! Piensa bien lo que estás haciendo… Recuerda que esto se te puede escapar de las manos y que el pequeño podría decirlas frente a otras personas.

Lo primordial para entender eta situación es preguntarte de dónde sacó aquellas palabrotas… Analiza bien cómo has hablado frente al pequeño… Y si tú eras quien solía decir malas palabras frente al niño, debes aceptar tu equivocación para poder remendarla.

Así que primero piensa en tus acciones y palabras, para luego poder guiar a tu pequeño… Recuerda que los niños son muy inteligentes, ¡habla con ellos! Explícale las cosas que puede y las que no. Enséñale lo que es correcto y lo que no, debes explicarle que los adultos en ocasiones dicen malas palabras sin darse cuenta, pero que a partir de ahora en el hogar ya no se dirán más.

Debes charlar con paciencia y serenidad con tu niño y explicarle todo con la mayor empatía posible, pues necesitas recordar que ellos no dicen estas palabrotas para hacerte molestar, lo hacen para imitarte sin saber qué significa aquello que están diciendo.

Mantén la calma si debes enfrentarte a esta situación,  no lo regañes ni lo acuses, ¡no es su culpa! Solo explícale que eso que esta diciendo está mal y ¡él seguro lo entenderá! Recuerda que tú debes darle el ejemplo a tu hijo.

Deja un comentario